Close

10 mayo, 2019

Comamos y bebamos…

Viernes 3° Pascua. Juan 6, 52-59

~ Discutían entre sí los judíos y decían: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” Jesús les dijo: “En verdad, en verdad les digo: si no comen la carne del Hijo del hombre, y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre”. Esto lo dijo enseñando en la sinagoga, en Cafarnaúm. ~

Si nos resulta difícil comprender que Jesús proponga ser comido, solo recordemos que en la experiencia del amor no hay límites. Comer y beber significa asimilarse a Jesús; vivir nuestro amor al modo suyo, expresado en la vida ––nuestra propia carne–– y en la muerte ––el don de nuestra sangre––. Recordemos también el éxodo: la sangre del cordero fue señal de liberación, y la carne, alimento para la salida. En la nueva liberación que nos procura Jesús, su cuerpo y su sangre se convierten en alimento permanente y en vida definitiva.

Entendamos, además, el contexto eucarístico: más allá del nuevo maná y nueva norma de vida que es Jesús, está nuestra identificación con él y con su entrega. Y es que Jesús, vivido así, no es un personaje exterior a quien imitar, sino una realidad interiorizada. Los que creemos, vivimos la vida de Jesús, la misma que viene de su Padre. La clave para comer la carne y beber la sangre de Jesús radica en seguir su mismo designio, comunicar vida definitiva.

Comer la carne y beber la sangre de Jesús, lejos de provocarnos rechazo ––como a los judíos de Cafarnaúm, que pudieron imaginar una condición de antropófagos; y superando la interpretación metafórica y simbólica de los protestantes––, debe ser entendido desde el realismo sacramental. Comulgamos eucarísticamente, y Dios se encarga del resto, de actuar su misterio de salvación. Él es quien nos asocia a la comunión del cielo y a la comunión con los demás por el amor.

Oración:
Señor Jesús, gracias por el don de tu cuerpo y tu sangre; descubro con alegría que tu comunión eucarística me arranca del individualismo y me llena de tu Espíritu.
Permite que en mi familia vivamos para este misterio de comunión. Que tu Eucaristía sostenga y transforme nuestra vida cotidiana. Que nos sintamos amados por ti y que amemos a la vez a los demás. Sobre todo, esto último: que nuestra comunión eucarística se concrete en obras de amor para los demás. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *