Close

23 octubre, 2020

Demos Vida

Sábado 24 Octubre

San Rafael Guízar y Valencia

Juan 10, 11-16

 

~ El Padre me ama porque doy mi vida

para volverla a tomar.

Nadie me la quita; yo la doy porque quiero ~

 

El santo Obispo Guízar, como lo declaró su feligresía, al llegar sus restos mortales a Jalapa al día siguiente de su muerte (7 Junio 1938), parece que veía con la mirada de Cristo.

Si nos fijamos bien, estos versículos del Evangelio de San Juan están cargados de sentimientos de Jesús. Imaginemos a las personas que Él tiene frente a sí: un buen grupo de seguidores, a quienes descubre cansados por el abandono y la traición de las que han sido objeto por parte de las autoridades políticas y religiosas de su tiempo. Jesús les habla en el lenguaje de la vida pastoril, porque ellos estaban inmersos en una cultura de pastores. Los compara a ovejas sin pastor. A Jesús le duele esto, descubrir personas necesitadas de atención y de vida. Por eso se define revelando una imagen que convenía a su condición de Mesías Salvador: “Yo soy el buen pastor… que da la vida por sus ovejas”.

También don Rafael Guízar siempre tuvo frente a sí, un mundo de personas cansadas por el abandono y la traición de sus dirigentes. Quizá esta cercanía a Jesús lo llevó a desgastarse como pastor misionero. Siempre perseguido y siempre itinerante, pero en todo ejercicio de su pastoreo, alegre y dispuesto a dar la vida por sus ovejas.

En cuanto a nosotros toca, podemos preguntarnos ¿cómo estamos pasando la vida? Si Como asalariados, o como pastores. Todos podemos ser pastores: un padre, una madre de familia. Un hijo puede ser pastor de su hermano menor y éste de algún amigo o necesitado. Esta es la propuesta: que nos atrevamos a dar vida como buenos y nuevos pastores.

 

Oración:

Señor Jesús, qué hermoso es dar vida. Infunde en nuestros corazones el deseo de animar al mundo como nuestros pastores. Que en nuestra familia no vivamos de otra cosa que no sea de tu santo pastoreo, y de nuestro apostolado en tu Iglesia. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *