Close

28 agosto, 2020

Estemos en camino

Domingo 30 Agosto

Mateo 16,21-27

 

Jesús toma la firme decisión de ir a Jerusalén. Quienes lo siguen, entienden que este es un camino radical. En Jerusalén están las instituciones religiosas y políticas, es el lugar en el que se dan los juicios definitivos y es el lugar en el que se concentran todos los poderes.

El momento en que Jesús se pone en camino, es de inestabilidad; muchos no saben a quién acudir, a dónde ir, y esperan con ansiedad un salvador, pero un salvador local, político y religioso, el mesías davídico. Es el pensamiento de Pedro, un mesías poderoso que no tenga que sufrir ni morir. Jesús es otro tipo de mesías; es uno que dará vida donando la propia.

El momento en que Jesús se pone en camino, es también un momento de parálisis y de miedo, en la que no se sabe qué hacer o adónde ir. Se parece a esta etapa de la humanidad en la que estamos viviendo, rebasada la posmodernidad. Un cambio de época, de cultura, a la que el Papa Benedicto XVI ha llamado de “encrucijada”. Para definir que nos podemos encontrar pasmados, en la incertidumbre, sin rumbo.

¿Cómo resolver los graves problemas de seguridad, de pobreza, de violencia? ¿Cómo devolver el sentido a la vida? ¿Hacia dónde está el horizonte capaz de contagiar de vitalidad y de esperanza nuestra historia?

Jesús insistirá en mirar a Dios, y en hacer un camino de donación. Ese es el rumbo para salir de la encrucijada desde entonces.

 

Para estar en camino:

Tomemos la Cruz

Tomar la propia cruz como experiencia del amor. Cuando las realidades del mundo nos deslumbran, como Pedro en este trozo del evangelio, podríamos tropezar por el camino; no existe realidad alguna, por espléndida que sea, que se pueda comparar con el don de una persona, con la persona concreta donada. Esa persona concreta que es Jesús, y después de Él, cada persona donada de mis seres queridos, que está ahí, frente a mí para atestiguar que el mejor camino es el de la donación plena.

La Cruz entonces, abre la solidaridad, y habla del dolor como valor salvífico.

Si quiero que mi vida tenga sentido, si quiero dar sentido a esta etapa de la humanidad, quiero estar en camino, como Jesús, hasta completar la totalidad de mi donación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *