Close

14 septiembre, 2020

Qué Ganas Tengo De Su Fe

Lunes 14 Septiembre

Lucas 7, 1-10

 

~ Señor, no soy digno de que entres bajo mi techo, por eso ni siquiera me consideré digno de salir a tu encuentro ~

 

Jesús cura a distancia al siervo del centurión romano; la forma en que sucede el milagro debió de ser esperanzadora para los primeros seguidores de Jesús; de ese modo, les queda claro que Jesús no tiene fronteras y acepta a los paganos.

El centurión es un hombre bueno, tiene un siervo más querido al cual quiere salvar de la muerte. Hay empatía entre él y Jesús: el centurión admira la persona y el poder de Jesús sin conocerlo; y Jesús admira su fe. Se da en ambos una buena identificación.

Este soldado romano se siente indigno de pedir el milagro a Jesús. Primero envía a unos ancianos de los judíos como intermediarios; y cuando Jesús está cerca, envía a unos amigos a confirmar su respeto y admiración. El centurión quiere cuidar a Jesús, consciente de que para un judío suponía impureza legal entrar en casa de un pagano; para él ya ha sido extraordinario que Jesús haya respondido a su petición. Parece una admiración reverencial y, a la vez, un amor puro y gratuito. El centurión, pudiendo tener de frente a Jesús, renuncia a su presencia física y acorta esa distancia con su fe y su gratitud. Como decir: de todo lo que me estás dando “no soy digno… y menos de que entres bajo mi techo… ni siquiera me consideré digno de salir a tu encuentro”.

Nosotros tenemos a Jesús cara a cara cuantas veces lo deseamos, en la Eucaristía y en su Palabra, bajo nuestro techo y en nuestro interior. ¿Por qué parece que no estamos tan cerca como lo estuvo el centurión, que ni siquiera se encontró personalmente con Él?

 

Oración:

Señor Jesús, me descubro indigno, ya sabes, como muchos, de manera especial ahora, cuando veo la personalidad de este centurión romano. ¡Qué ganas tengo de su fe y de sus modos de tratarte! Me da la impresión de que mi fe y mi religión me fueron tan gratuitas, que no las he valorado lo suficiente. Regálame la espiritualidad del centurión, su psicología militar, de respeto y jerarquía, no para relacionarme contigo a distancia, sino para volver a valorar lo que me has dado desde siempre.

Permite que junto con los míos salgamos a tu encuentro y te digamos lo mucho que agradecemos que entres en nuestro techo, y te hospedemos como tú lo mereces: no como en ocasiones te hospedamos, con simulaciones e infidelidades. Que cuando en tu casa, en la Eucaristía, digamos: no soy digno de que entres en mi casa, pero una sola palabra tuya bastará para sanar mi alma, lo vivamos con todo nuestro corazón. Amén.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *